A-Vaquinha-Soberana

Cuento: A Vaquinha Soberana

Soberana é seu nome. Amarela com manchas brancas é seu corpo. Todos os dias bem cedo lá está ela, esperando na porteira do curral.

Sem hora marcada, mas sempre no mesmo horário o retireiro chega no curral e abre a porteira para ela entrar. Seu filhote, bezerro, espera alegre os peitos da mãe para mamar. O grande úbere comporta em torno de 10 litros de leite. O bastante para matar a fome do bezerro e de muitas pessoas na fazenda.

Após esgotar todo leite, o homem retireiro abre novamente a porteira do curral para a vaquinha soberana sair juntamente com seu filho bezerrinho. Ainda nem nome ele tem. Para o pasto saem e na invernada o dia todo pastam o capim verdinho, até a hora do aparte e novamente no curral pernoitar.

La Vaquita Soberana

Soberana es su nombre. Amarilla con manchas blancas en su cuerpo. Ella todos los días está allí muy temprano, esperando en la puerta del corral.
Sin cita previa, pero siempre a la misma hora, el granjero llega al corral y abre el portón para que entre su cría. 
Su cría, espera felizmente para mamar los pechos de su madre.
La ubre de la vaca es tan grande que tiene capacidad para unos 10 litros de leche. Suficiente para quitar el hambre del ternero y a muchas personas en la granja.
Después de agotar toda la leche, el granjero abre nuevamente la puerta del corral para que la vaca soberana salga con su ternerito.
Ni siquiera tiene un nombre todavía. Salen a caminar y durante el invierno todo el día pastan la hierba verde, hasta la hora de separarlos nuevamente en el corral durante la noche.

1 comentario en “Cuento: A Vaquinha Soberana”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.