cocua-panama

Cuento: El Cucúa

Cuenta la historia

Que en los bosques del Caribe en Panamá, existe un árbol muy común cuyo nombre es Cucúa.
Solo crece en el área boscosa del Caribe.  Pero no, en los bosques secos del Pacífico, porque son muy susceptibles a las sequías y a los diferentes cambios climáticos del país.

Este árbol florece y produce frutos durante todo el año, principalmente entre abril y julio.

Sus flores son amarillas, muy visitadas por los insectos. Sus hojas son parecidas, al ficus, y posee frutos globosos pequeños de color verde con un extremo en forma de estrellas.

Estos frutos se van tornando amarillos al madurar, y sus semillas son dispersadas por diferentes animales que ayudan en la reforestación de esta especie.

La corteza de este árbol es muy utilizada en diferentes regiones de Panamá, específicamente en la provincia de Coclé, para la confección de diferentes artesanías que incrementan su economía.

Se dice que...

…El nombre Cucúa, proviene de la lengua indígena Emberá Waunan. En esta lengua la palabra Cocúa significa corteza.

Estos grupos indígenas extraen fibras de la corteza interior del Cocúa, para emplearlas en la fabricación de telas, hamacas, cestos, velas para canoas y otras artesanías.
También utilizan su madera para los postes de las cercas, y otras construcciones livianas.

La corteza de este árbol es muy utilizada en diferentes regiones de Panamá, específicamente en la provincia de Coclé, para la confección de diferentes artesanías que incrementan su economía.

Pero lo más curioso...

…Es que, su corteza se usa para la elaboración del vestuario que utiliza la tradicional danza Cucúa.
Esta danza surge en la parte montañosa de Coclé, en una comunidad llamada San Miguel.
Se trata de una tradición histórica conocida como la Danza de los Diablos Cucúas. Que adquiere este nombre, en honor a la indumentaria que utilizan los danzantes.  Ya que la misma es confeccionada con la corteza del árbol Cucúa, originario de esta región.

La danza de los diablos Cucúas, fue introducida desde tiempos muy remotos, por los primeros sacerdotes españoles que llegaron a esa región, con la idea de atraer al campesino a sus actividades religiosas.

Durante los días de la colonización, y el sometimiento a la fe, la iglesia estuvo vinculada a todas las actividades propias de los pueblos.
La idea del cristianismo y la difusión de los conceptos que emanaban de la iglesia era de difícil aceptación tanto de los aborígenes como por los negros esclavos.

En su mayoría, eran incrédulos por lo que era difícil convencerlos de que había elementos diabólicos.  Que a través de estas representaciones, se tipificaba la lucha eterna entre el bien y mal.

Desde entonces...

…La danza de los Cucúas forman parte de las festividades del Corpus Crhisti, que es una fiesta religiosa para proclamar y aumentar la fe de los católicos.
En la misma se hace una representación de enfrentamiento entre el bien y el mal a través de diferentes danzas representando a los diablos y a los ángeles.

Según los residentes de San Miguel, esta danza tiene aproximadamente más de cien años de práctica.
Para los campesinos de esta comunidad, el árbol Cocúa es muy especial e imprescindible para las vidas de los campesinos.

Los Cocúas forman parte de la cultura ambiental y tradición campesina en Panamá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *